Gran Premio de Argentina. La historia…

Muchas cosas sucedieron en estos 58 años de Formula 1. Pasaron muchos pilotos que marcaron un camino en este deporte. Pasaron muchos hechos de importancia, algunos de felicidad extrema y otros de mucha tristeza. Y también pasaron muchas pistas, muchos Grandes Premios. Algunos, todavía son parte del campeonato mundial, otros quedaron en el pasado. Aunque, para estos últimos, que hoy no sean parte del torneo mundial de Formula 1 no quiere decir que no hayan sido importante en la historia de la competencia. El Gran Premio de Argentina es un de estos casos. Sobre su pavimento sucedieron muchas carreras, muchos pilotos, muchos campeones. Hoy, en estas líneas, haremos un breve repaso de lo que fue el Gran Premio de Formula 1 en la Republica Argentina.

Como muchos sucesos deportivos, el comienzo de la historia del Gran Premio Argentino, esta relacionado a hechos políticos. El primero de ellos tiene que ver con el fin de la Segunda Guerra mundial, luego de que esto sucediera y con el regreso de los GP, en la década del 40, muchos pilotos argentinos emigraron a Europa en busca de experiencia y nuevas relaciones para el futuro.

La idea de los pilotos, finalmente, tuvo mucho éxito, tal es así que, en 1947, el Automóvil Club Argentino (ACA) invitó a algunos pilotos europeos a correr en Argentina. Las competencias lograron tanta repercusión y aceptación que se volvieron a repetir dos años mas tarde, en 1949, donde participaron grandes pilotos de la época como Luigi Villoresi, Alberto Ascari y Giuseppe Farina, entre otros. Gracias a estos primeros inicios, a estas primeras competencias que se realizaban en parques y caminos públicos (Palermo, Retiro o Mar del Plata), Argentina comenzó a ser evaluada como posible sede de uno de los GP del mundial de Formula 1. Aunque el mayor inconveniente era no tener un autodromo.


En esta parte de la historia es donde aparece el segundo hecho político vinculado al Gran Premio de Argentina. Tiene que ver con el General Juan Domingo Perón, presidente de los argentinos en esos años, quien impulsado por los buenos resultados del piloto argentino Juan Manuel Fangio (había logrado un segundo puesto en 1950 y el campeonato mundial en 1951) y, por supuesto, por una necesidad dirigencial, decide la creación del primer autodromo del país.

El automóvil Club Argentino y la municipalidad de la ciudad de Buenos Aires se encargaron de que el autodromo “17 de Octubre” se encontrara a la altura de las circunstancias. Así fue como se construyó una de las obras más importantes de la arquitectura deportiva moderna, con la mejor infraestructura de la época, que presentaba 10 circuitos alternativos. Tuvo su inauguración oficial el 9 de marzo de 1952, siendo tapa de todas las revistas y cubierto por todos los medios de comunicación del país, con la Copa Perón que ganó J.M. Fangio.

Un año más tarde, en 1953, se disputó, por primera vez en la historia fuera de Europa, el GP de Argentina. La victoria fue de Alberto Ascari compitiendo con Ferrari. Mientras que Fangio debió retirarse, luego de 36 vueltas, por fallas en la transmisión a su Maserati. Al año siguiente, finalmente, Fangio pudo ganar el GP en su país, algo que iba a lograr dos veces más.

A principio de la década del 60, con el retiro de Fangio como piloto profesional, y con la caída del gobierno de Perón (otro hecho político importante en la historia de este premio), el GP de Argentina iba a desaparecer del mundial de F1 durante 11 años. En ese lapso, la pista, iba a presentar algunas modificaciones, en algunos sectores, como la S de Ciervo y dos chicanas, convirtiéndose, definitivamente, en uno de los más seguros del mundo. Y el autodromo cambiaria de nombre pasándose a llamar: “Autodromo Municipal”.

El regreso al plano internacional iba a llegar en el año 1972 e iba a significar el debut de otro de los grandes pilotos que dio Argentina, Carlos Reuteman. Cuya relación con el GP Argentino, siempre se encuentra vinculada a la competencia de 1974 donde, el piloto, luego de brillar durante toda la carrera, a penas una vuelta y media de quedarse con el triunfo, su Brabham BT-44 Cosworth se quedó sin nafta y tuvo que abandonar la competencia.

Esta pista siguió formando parte del calendario mundial de Formula 1 hasta el año 1982 cuando por el retiro de Reuteman y, otro hecho político, la Guerra de Malvinas, quedó suspendido.

En el año 1991, al igual que muchas áreas y empresas del país durante el Gobierno del Presidente Carlos Saúl Menem, el “ Autodromo Oscar Alfredo Gálvez” (se volvió a cambiar su nombre en 1989) fue privatizado. En 1994 firma un contrato con la empresa Gran Premio de la Republica Argentina S.A., la cual transfirió su know-how al actual gerenciador ACBA S.A, para la realización de los grandes premios de formula 1, de esta forma se organizaron los Grandes Premios de la Republica Argentina desde 1995 hasta 1998. Para esto fueron necesarias grandes inversiones de infraestructura: boxes, sala de prensa, torre de control, 3 bandejas de talud, tribuna horquilla, edificios corporativos y repavimentación completa de los circuitos, cumpliendo con las exigencias impuestas por la Federación Internacional del Automovilismo (FIA). De esta manera el Autodromo de Buenos Aires se convirtió en el más grande de Sudamérica, habiendo recibido en el mes de diciembre de 2004 la categorización de clase A, según normas de la C.D.A. del A.C.A.

En el año 1995 la victoria fue para Damon Hill, quien ganaría el evento, también, en 1996 (año en el que ganó el campeonato). En 1997 ganó Jacques Villeneuve, la prueba y también el campeonato. Por problemas financieros, la competencia, no se disputó después de 1998, cuando se corrió por última vez, siendo ganador Michael Schumacher, con la novena victoria para Ferrari.

En el año 1999 el GP figuraba en el calendario provisional pero, finalmente, fue excluido del mismo. Desde ese año hasta la actualidad, siempre se han escuchado rumores y se han hecho intentos para que, la máxima categoría del automovilismo mundial, vuelva a Argentina, pero siempre ha quedado en eso, en rumores.