Isuzu D-Max, una luchadora incansable

En la eterna búsqueda por una pick-up de categoría encontramos hoy en el mercado muchas alternativas viables que sirven a cualquiera para poder cumplir el cometido, pero muy pocas capaces de desarrollar y ofrecer al usuario lo que la Isuzu D-Max entrega, por eso es que en el presente artículo mostramos la realidad de los Quads en España con el uso de una camioneta como esta. La solución y respuesta es definitiva y los que la usan señalan que no la cambian por nada… por algo será.

Se ha decidido poner a prueba a una las camionetas mas voluntariosas que se puede ver en la península, hablamos de la Isuzu D-Max, quien se desempeña como la compañera ideal de los conocidos competidores de Quads en España. Esta camioneta tiene la misión de realizar todo el camino que involucran las competencias de Quads en España y alcanza a recorrer unos 30.000 kilómetros donde se ve realmente de que está hecha la máquina que lleva dentro a la Isuzu D-Max, las consideraciones son varias pero el resultado solo es uno, “la Isuzu D-Max es un sueño”.

Imaginemos que nuestra camioneta tenga que realizar pequeños trials donde se supone que pasan los Quads, también pensemos en el increíble recorrido que tiene que hacer nuestro vehículo para desplazarse de un lugar a otro de una competencia a otra en toda la península de España ¿creen que realmente resista? Si es la D-Max de seguro que lo hace y con qué coraje. Hablamos de que no solo debe ir de un lugar a otro sino que transportar las huinchas, materiales diversos para la carrera y hasta remolcar a tres o más Quads en una rampla, y no nos referimos a un remolque en asfalto sino que en arenas que es lo más complicado.

Se ha consagrado en el 2007 como el vehículo oficial del CEQ en España, como ya dijimos con la tarea de transportar materiales y a las propias Quads que es lo más difícil. Los dotes de remolcador de la Isuzu D-Max son notables, posee una capacidad de carga de 1.100 kilos aproximadamente y puede tirar 750 sin freno y hasta tres toneladas con freno de inercia. La Isuzu se plantea como un vehículo inteligente y muy práctico, esto en su constitución conforme se puede apreciar como la camioneta posee una sola cabina pero espaciosa para evitar hacer dos cabinas que sean pequeñas y resten mucho espacio a la parte posterior, de esta forma en el caso de la Isuzu analizada podemos perfectamente posicionar un pequeño buggy sin necesidad de abrir el portón trasero, cuestión que por lo demás es catalogado como de ilegal si circulamos de esa manera por tapar la matricula y que no admite la posibilidad de poner un remolque.


Quien lo pensaría, un conductor, un montón de equipaje y una Isuzu D-Max para recorrer y transportar incansable cantidad de materiales y vehículos, sin mencionar que además debe de chequear las zonas donde se hará la prueba, por lo que algo de trial tiene también la susodicha. La cantidad de combustible que ha mostrado el vehículo es de 10 litros cada 100 kilómetros, lo cual no es malo pensando en lo que ha tenido que hacer, así es que otro punto a favor más. Pensemos que en Febrero del 2007 se hizo el ejercicio de matricular el Isuzu D-Max y en Agosto ya tenía recorridos 30.000 kilómetros, de los cuales al menos la mitad había significado un recorrido por autopista con carga pesada. Los destinos a los que tuvo que acudir a la maravillosa Isuzu son Zuera, El Ejido, Barcelona, Valladolid, Pontevedra, Gijón, Recas, Trillo y Bellpuig.

Los desplazamientos con carga completa suponen unos 6000 kilómetros o lo que es lo mismo decir un 20% de la distancia total recorrida, más un tope de carga de otros 3000 kilómetros o el 10% del total de lo recorrido.

La Isuzu D-Max es una de las pick-up más notables del mercado automotriz, y eso se nota por el eje trasero que tiene un excelente comportamiento cuando no soporta peso y al mismo tiempo se presenta con un notable desempeño cuando se le carga a tope, lo mismo que en el caso de la carga voladiza. Muchos podrán decir que lo que se dice no es verdad, ello orientado básicamente por que la potencia nominal del vehículo no es muy elevada, pero lo cierto es que en la práctica el D-Max se mueve con soltura a plena carga, lo suficiente como para ir a velocidad crucero en velocidades legales por autopista.

Es preciso que los lectores entiendan que de todas formas no hablamos de un turismo o una camioneta de alto rendimiento en velocidad como una Dodge Ram SRT 10, sino que de uno de carga y de capacidades notables en el ámbito todo terreno, por lo mismo es que se prefiere probar en dicha superficie para saber de lo que es capaz, imaginarse una cuesta de arena teniendo que además remolcar tres Quads no es algo fácil.

Diremos que la respuesta del propulsor a bajas revoluciones resulta un elemento determinante en circunstancias de rodar por terrenos de muy poca adherencia con remolque, por lo mismo la reductora jugara otro papel fundamental que definitivamente terminarán por hace de la Isuzu D-Max una pick-up para muchos perfecta.

Sin embargo y a pesar de que es hasta ahora un vehículo ideal para muchos, no sería un artículo bueno si no dijéramos los puntos negativos de la Isuzu D-Max, y entre estos están por ejemplo el hecho de que en zonas difíciles se encuentra en verdaderos aprietos su ángulo ventral, lo mismo que se aprecia en el ángulo de salida cuando se acopla un remolque, dejando la piña de conexión electrónica muy desprotegida. A pesar de lo anterior, podemos mencionar para alivio de aquellos que ya se preocuparon que bastará con ser cuidadosos en las maniobras de franqueo para evitar problemas mayores.

A pesar del balance negativo que recién se hizo, que no hay que despreciar, la pick-up de Isuzu es realmente impresionante en cuanto al desenvolvimiento que logra en situaciones complejas con un remolque encima, tanto así que no ha tenido problemas en los 30.000 kilómetros que ha tenido que rodar y ha demostrado que supera el rendimiento establecido en los papeles teóricos cuando llega a un nivel de vida útil excelente, es decir cuando afronta los mejores kilómetros de servicio, el motor desarrolla un nivel de potencia sorprendente, uno que no se puede ignorar.

Dentro del equipamiento esperado en este vehículo existe en lo que respecta al confort y el lujo aire acondicionado, asiento conductor multiregulación, cierre centralizado, lunas tintadas, pintura metalizada (añadiendo 250 euros a la cesta), radio MP3 con CD. Desde el punto de vista prestacional alcanza una velocidad máxima de 170 kilómetros y ofrece una aceleración de 0-100 kilómetros en 14,2 segundos. La autonomía que posee es de 950 kilómetros y su consumo medio es de 8,01 cada 100 kilómetros.