Imágenes tridimensionales para evitar excesos de velocidad

Seguridad vial

Dos asociaciones canadienses de seguridad vial (BCAA y Preventable), han tenido la idea de utilizar en las calles de Vancouver la tecnología 3D para frenar a los conductores, es decir, utilizar imágenes tridimensionales para evitar excesos de velocidad y reducir el numero de atropellos.

En la calle 22 del distrito municipal West Vancouver, si un conductor supera la velocidad de circulación permitida, aparecerá en la carretera a unos 30 metros del coche una niña que está recogiendo una pelota, la imagen pretende concienciar a los conductores para que no superen los límites de velocidad establecidos.

A través de The Globe and Mail podemos saber que el proyector de las imágenes tridimensionales para evitar excesos de velocidad tiene un coste de unos 15.000 dólares (11.700 euros) y se instalará en otras calles situadas cerca de los centros escolares.

A una distancia mayor de 30 metros se aprecia algo en la calle, aunque no se distingue con claridad, pero cuando un conductor se acerca a unos 30 metros aparece la imagen de la niña recogiendo el balón como si se tratase de una aparición fantasmagórica. La idea no está nada mal pero seguro que más de un conductor dará un volantazo y quizá las consecuencias sean peores.

La instalación de los dispositivos para proyectar imágenes tridimensionales en las calles coincide con la vuelta al cole, los responsables de las asociaciones indican que los padres son los peores infractores, exceso de velocidad, despistes por el teléfono móvil, etc., y quieren poner remedio de una forma efectiva, nada mejor que colocar ante ellos la figura de una tierna niñita recogiendo una pelota rosa.

La policía de la ciudad canadiense apoya la iniciativa, todo sea por reducir el índice de atropellos y concienciar a los conductores sobre la necesidad de prestar toda la atención a la carretera y respetar los límites de velocidad. Si este tipo de tecnología se instalará en nuestro país, posiblemente más de un conductor haría lo mismo que se ha estado haciendo con los radares de tráfico. Como decía, y en mi opinión, el sobresalto que debe causar la imagen puede ser también un peligro.

Vía | ABC