La fábrica Tata Motors y la industria automotriz hindú

Acostumbrados como estamos a los autos norteamericanos, europeos o japoneses, sorprende que una compañía originada en la India, un país tradicionalmente asociado a cuestiones mas bien espirituales, esté ubicada entre las 20 primeras fábricas de autos y camiones del mundo. Tata Motors es, desde hace cuatro décadas, todo un fenómeno de crecimiento y actualmente se ubica a la vanguardia de autos económicos y ecológicos. Del país de los contrastes económicos, les presentamos a Tata Motors.

Tata Motors Limited, cuyo nombre original fue TELCO (Tata Engineering and Locomotive Company), es actualmente una corporación multinacional que tiene sus oficinas centrales en Mumbai, ciudad ubicada en la costa oeste de India. Es la compañía fabricante de automóviles -conocida últimamente por el Tata Nano, coche más barato del mundo- y camiones más grande de este país asiático, poseedor de una de las economías emergentes más exitosas del mundo.

Según los últimos rankings mundiales publicados por la Organisation Internationale des Constructeurs d’Automobiles (OICA) – federación francesa de constructoras de vehículos que existe desde 1920 – Tata Motors se encuentra entre las primeras 20 empresas fabricantes de automóviles.

Tata Motors inició sus operaciones en 1945, fabricando locomotoras. El primer camión fabricado por Tata apareció en 1954 en colaboración directa con Daimler-Benz AG, una sociedad que terminó en 1969. Después de años de éxito en el continente asiático, los números de la compañía permitieron su ingreso a la bolsa de valores de la Gran Manzana, en el año 2004 y figuró entre las 10 corporaciones más poderosas de la India.

Su capacidad económica le permitió hacerse de la división de camiones de carga pesada de la Daewoo. Esta división se conoce actualmente como Tata Daewoo Commercial Vehicles, cuyas plantas se encuentran en Corea de Sur. Su expansión incluye la posesión del 21% de las acciones de la compañía española Hispano Carrocera S.A.

Tata Motors se ubica a la vanguardia de las últimas revoluciones dentro de la tecnología automotriz, gracias al lanzamiento del esperado Tata Nano, un modelo impulsado por energía solar y eléctrica, notable entre otras cosas por sus precios extremadamente bajos. Al momento de su aparición el Nano se anunció en tan sólo 100,000 rupias, equivalente a 2,000 dólares.

Los orígenes de Tata Motors se ubican mucho más atrás, en la visión de una persona considerada en la actualidad como “padre de la industria de la India”. Estamos hablando de Jamshedji Nusserwanji Tata (1839-1904), quien a fines del siglo XIX instauró las primeras fábricas de algodón y aceros en India.

Aunque sus negocios no tuvieron mucho impacto durante su vida, el patriarca dejó en manos de sus hijos las industrias que había forjado, bajo el nombre Tata & Sons Group. Este consorcio, en sociedad con el místico Albertutte Goostein y el inversionista británico J. Baker le dieron forma a Tata Motors, que se hizo conocida fabricando locomotoras desde 1945.

Tata Motors comenzó a fabricar camiones de carga pesada en 1960 con el lanzamiento de un modelo basado en uno ya existente de Daimler-Benz en su planta de Pune, una de las principales ciudades de Mumbai.

Debido a las dificultades de la infraestructura de caminos en el país, Tata Motors tuvo ciertos retrasos en su crecimiento comercial en sus primeras dos décadas de existencia. Por ese motivo, inició la producción de camiones más ligeros, conocidos como LCV (Light Comercial Vehicles) que en 1986 se vio cristalizada con la aparición de su primer camión ligero, el Tata 407.

Luego del proceso de liberalización económica que experimentó el país, la compañía decidió encaminarse hacia las alianzas estratégicas para promover sus planes de expansión. En 1993, firmó un contrato con Cummins Engines para la fabricación masiva de motores diesel de mayor potencia y menores condiciones de emisión de gases tóxicos, poniéndose a la vanguardia de las tendencias que empezaban a aparecer, de búsqueda de motores que redujeran la contaminación ambiental.

Después de años de dominar el mercado de camiones en la India, Tata Motors decidió ingresar al mundo de los vehículos para pasajeros a finales de los 90s y lanzó su primer modelo en formato hatch-back, el hoy famoso Tata Indica, que fue el primer automóvil ensamblado íntegramente en India.

Aunque tuvo un recibimiento bastante tibio por parte de especialistas y consumidores, la excelente economía de combustible del auto, además de su poderoso motor y una agresiva campaña de promoción lo colocó en los primeros lugares de ventas en la historia de la industria automotriz del país. Tras triunfar en su propia tierra, Tata Motors exportó una segunda versión del Indica (denominada Indica V2) a Gran Bretaña y algunos países de Sudáfrica. El Indica determinó el despegue definitivo de la marca Tata.

Establecida definitivamente como una de las fábricas de automóviles más prestigiosas de la historia reciente de la industria automotriz, Tata Motors ha lanzado una serie de modelos de camiones y autos urbanos conceptuales, así como algunas propuestas que apuntan hacia el futuro con una clara visión ecológica.

Entre sus mini-camiones, destaca el Tata Ace, capaz de transportar hasta una tonelada de carga, que apareció en el 2005. Por sus características, el Tata Ace revolucionó el mercado de los camiones de carga ligera y rápidamente se posicionó como la primera opción para transportistas tanto rurales como urbanos. Con un motor de 700cc y 16 caballos de fuerza, puede transportar un máximo de 750kg. Su capacidad de giros radiales de hasta 4.3 metros es ideal para circular por las atestadas calles de las ciudades indias. Además, el camión ligero Tata Ace ha sido exportado a diversos países de Europa, Sudamérica y África.

En los últimos años, Tata Motors ha hecho noticia permanentemente. Primero por el lanzamiento de un par de modelos que dentro de algunos años, serán considerados los pioneros de la nueva era de la tecnología automotriz. Nos referimos al Tata OneCAT, el primer prototipo de automóvil con motor de aire comprimido.

El sistema posee tanques de aire que pueden ser llenados en cuatro horas enchufando el auto a una fuente eléctrica convencional. Con el tanque lleno puede alcanzar los 100km/h como velocidad máxima y actualmente se viene comercializando en versión híbrida, para promover su difusión a medida que la nueva tecnología es mejorada.

El otro modelo es el Tata Nano, un super mini automóvil que puede llegar a costar hasta $ 2,500, lo cual lo convierte en el vehículo más económico del mundo. Por otro lado, Tata Motors causó revuelo al adquirir, en marzo de este año, las operaciones de dos marcas de Ford (Jaguar y Land Rover) por un aproximado de 2 billones de dólares.

Créditos: todas las imágenes han sido obtenidas de la Web oficial de Tata Motors Limited.